viernes, 1 de enero de 2016

80 MELODÍAS DE PASIÓN - VINA JACKSON





1: 80 MELODÍAS DE PASIÓN EN AMARILLO



Tras la pérdida accidental de su violín, Summer acepta la proposición de un extraño llamado Dominik que se ofrece a regalarle un valiosísimo violín si ella toca en privado para él. La atracción entre los dos es inmediata y su intensa conexión los llevará a explorar sus deseos más inconfesables. 



2: 80 MELODÍAS DE PASIÓN EN AZUL



Summer mantienen una relación con un chico desde hace unos meses, pero es una relación que no la llena y ya no la aporta nada. Es violinista y gana algo de dinero tocando en cualquier lugar ya sea un parque o el metro, además lo combina con su trabajo de camarera, pero aun así no tiene suficiente y muchas veces pasa calamidades. Por eso cuando en una de sus actuaciones su violín sale mal parado y se siente perdida sin él acepta una solicitud un tanto extraña, en la que le dicen que le compran un violín nuevo si acepta un reto y sus condiciones. De esta manera conocerá a Dominik, un académico adinerado que al verla tocar en el metro quedo completamente fascinado con ella y su música, y se dará comienzo un acuerdo en el que ella tocara para él y así conseguir el instrumento. Pero a pesar de que Summer sabe que detrás ésta petición se esconde un trasfondo mucho más complejo, siente tal curiosidad por lo que pueda suceder y un deseo tan intenso hacia ese hombre que no le importara arriesgarse.



3: 80 MELODÍAS DE  PASIÓN EN ROJO



La novela arranca dos años después del final de Ochenta melodías de pasión en azul. Summer se da cuenta de que no es feliz junto a Simón y lo deja, además de decidir tomarse un año sabático y regresar a Londres. Allí se reencontrará con un antiguo amigo guitarrista, cuyo grupo está a punto de salir de gira por Europa tras su exitosa actuación como teloneros para un famoso grupo de rock. Summer se siente inmediatamente atraída por su cantante, Viggo, que tiene debilidad por las cosas hermosas (tiene cientos de objetos preciosos en una cámara acorazada), y no hace ninguna excepción con Summer.


Empezarán una relación divertida y erótica, y Summer decide acompañar a sus amigos en su gira tocando el violín, pero se queda consternada cuando, después de una fiesta, descubre que su preciado violín, regalo de Dominik, ha desaparecido. Summer y Dominik se reencuentran en un concierto en Londres, e inmediatamente renace la llama de su pasión, más aún cuando Summer empieza a sospechar que Viggo podría estar involucrado en la desaparición de su violín.


Finalmente, Dominik logra acceder a la cámara acorazada en casa de Viggo y recupera el violín, pero se queda encerrado dentro, y Summer y Viggo (que confiesa su fechoría y manifiesta su arrepentimiento) acuden en su ayuda. Allí mismo, Summer y Dominik consumarán su pasión con el beneplácito de Viggo, y todos los personajes acabarán felizmente emparejados.




4: 80 MELODÍAS DE PASIÓN ÁMBAR



Luba, la sensual bailarina a la que conocimos en Ochenta melodías de pasión en azul, es la protagonista de esta nueva entrega, donde descubrimos su infancia en Ucrania, su pasión por la danza y su despertar a la sexualidad, así como los avatares del destino que la llevaron a desarrollar su particular y sensual estilo de danza.


En Nueva York Luba conoce a Chey, un comerciante de ámbar con un oscuro pasado, de quien se enamora perdidamente, pero tras una relación muy tortuosa, Luba acaba por dejarlo. Su trabajo de bailarina la lleva a viajar por todo el mundo, pero no se olvida de Chey, su gran amor.


Cuando conoce a Viggo Franck se establece en Londres, donde volverá a encontrarse también con Summer y Dominik y el resto de personajes de la serie.